Por fin está en México, la película de Dragon Ball Super Broly que se posiciona en lo alto como parte del canon de la enorme historia de Dragon Ball.

Acudimos a la función de prensa gracias a la invitación de FOX México en una sala IMAX que se llenó rápidamente de diversos medios y previo a la función, FOX nos sorprendió con pequeñas cápsulas de lo que será la película Battle Angel Alita en 3D. Contrarío a lo que pensamos en un principio, sobretodo sobre los rasgos exagerados de Alita, la película se perfila bastante bien.

Los trailers ya nos habían preparado un poco para lo que sería la película; la gran pelea, el primer encuentro oficial con Broly (reencuentro para los que hemos visto todas las películas con este personaje) y el regreso de un estilo animado que se veía peligrosamente muy bello y cuidado (ya desconfía uno de la animación de Toei).

Empezando con un prólogo a TODA la serie de Dragon Ball, vemos el planeta Vegita justo antes del ascenso al poder de un muy joven pero igual de poderoso y temible Freiza, nuestros héroes ni bien existían.


Freiza representa un peligro para el Rey Vegita y por eso procura su línea de sangre como la más fuerte, en eso encuentra al hijo de Paragus, Broly, un bebé con un poder latente peligroso que despierta la envidia del rey, por tal motivo es enviado a un planeta basura. Su padre al enterarse lo sigue y cuida de él hasta que alguien los pueda sacar del planeta habitado solo por monstruos.

La historia que conocíamos cambia en la vida de Kakaroto;  sigue siendo considerado un guerrero de clase baja de nacimiento, aunque ahora es cuidado por Gine su amorosa madre y Bardock, quién previendo los planes de Freiza, lo manda en una cápsula a un planeta donde pueda sobrevivir, la Tierra.

Después de eso Dragon Ball Super Broly, se vuelve un espectáculo interminable de acción, que deja en vergüenza a la animación de la serie de lo increíble que de ve. Toriyama y Toei Animation decidieron cambiar el supervisor de animación y diseñador de personajes “Tadayoshi Yamamuro” por “Nahiro Shintani”. Su animación es más fluida y le da una sensación refrescante a la película. Y aunque la mitad del filme es una escena cuasi epiléptica llena de rayos, se agradece mucho el trasfondo que se levanta orgullosamente como canon.

Ciertamente, esta película tiene un poco para todos; para aquellos que busquen acción por montones, para los que buscan calidad en la animación (como su servidora) no se sentirán decepcionados pues el regreso del estilo animado de manera tradicional es mezclado impecablemente con escenas realizadas en CGI que no permiten parpadear. Aquellos que buscan fan service (sí, fanservice) y moe también encontrarán una buena cucharada de eso, la comedia no falta pero no es para nada tan forzada como en Dragon Ball Super, en eso apoya mucho la historia y el doblaje en español que fue como siempre uno de los puntos fuertes del anime en nuestro país.

Fans del shounen y de Dragon Ball, no se la pueden perder . Estará en más de 700 pantallas en todo México!

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.