La Maldición Roja, inyectando miedo desde Taiwán